POTENCIALIDADES y TARGET Conversando con Shin (Primavera 2011)

Posted on Posted in discografía

Con respecto a las potencialidades de la Partitura Micrónica, ésta implica una nueva percepción de la Música, cambiando totalmente el nivel de resolución de la misma, en todas y cada una de sus manifestaciones.

En este sentido la Micrónica promueve un radical proceso de transformación en la manera misma de “Hacer Música”, ofreciendo nuevos posibles ideales artísticos por perseguir y abriendo nuevos horizontes de investigación.

Acerca la que suele llamarse «Libertad de Interpretación», desde el punto de vista de la Micrónica, ella es «Pura Esclavitud»… Pues, todos sabemos que ningún intérprete podrá salir del estrecho corral de su propia Musicalidad: NUNCA.

Sería como pretender hablar con una voz distinta a la que tenemos, o pensar con mente ajena a la nuestra! Ergo: Por más que improvises en “Total Libertad”, nunca lo harás como Louis Armstrong ni como Cipriano Limache.

Al cabo de cuentas Tu «Libre Interpretación» no puede pasar de ser un fiel reflejo más de Tu “Personalidad”…

Ahora la pregunta es: ¿Será posible “Liberarse” de la tiránica opresión que cada “Personalidad” impone al propio sujeto?

prigione
Prisionero de su propia Musicalidad

Es más: ¿El “Misterioso” mix que produce un grupo de intérpretes (desde los Beatles hasta los Sampoñeros de Lava o los Anateros de Cachi) puede ser reproducido por otra/otras personas sin perder nada de su “encanto”?

Estas y otras inquietudes encuentran finalmente respuesta en la Partitura Micrónica… Por no mencionar todo lo que se aprende en el trajín que origina la exigencia misma de su creación.

La sorpresa fue descubrir el imprevisible valor agregado que la correcta realización de una Micrónica comporta, es decir, la sistemática superación de su fuente, sea cual fuere esta última.

Entonces por fin aparece una verdadera «Libertad de Interpretación», ergo: recién somos “Libres” de sonar como “Queremos” y no solo como “Podemos”…

magritte
Libres de Sonar como Queremos

Contestando Tus otras preguntas, pues, nada que ver con Schönberg o Webern que perseguían otros objetivos.

Por supuesto tienes razón cuando escribes:

[… para tocar esta partitura micrónica, el intérprete tiene que conocer muy bien la música que está escrita. ]

[… existe cien por ciento para lograr su objetivo. ]

En cuanto a Zappa o Jarrett, tampoco se trata de eso: la Micrónica no es una partitura repleta de notas tipo la “Black Page” de Zappa ni una secuencia supersónica de sonidos como en el video que señalas en Tu blog (The 5 Devils “Cickom Cickom”).

ellos
Schönberg y Zappa cucándose el ojo…

Una Micrónica puede ser muy simple o minimalista como también sorprendentemente compleja y articulada… Mas, siempre visionaria en cuanto ella es hija de esta cualidad, contemplando en su extensión la simultaneidad real de todos los eventos audios presentes en su documento de procedencia.

Por cierto se puede tranquilamente escribir una Micrónica para guitarra así como también una Obra Micrónica: lo cierto es que sería un gran trabajo!

[… Yo no pienso quedarme así no más. Quiero lograr el Gran Objetivo que tiene la música andina. ]

男性的な!

TARGET – ターゲット

«Caer en cuenta» es un poco el Fulcro [支点] de todo este asunto…

En cuanto a la mujer que canta en el MP3, de lejos se nota que ella -Musicalmente hablando (e idiomáticamente también)- es claramente “Madre lengua”.

Para entender cabalmente que significa esto Te proponemos la siguiente Metáfora:

Una Cultura es como un inmenso Puzzle [パズル] viviente/dinámico y sus hijos los pedacitos que componen la imagen global.

puzzle

En este sentido es inevitable que, aunque el Puzzle esté descompuesto, cada pedacito tenga nexo con sus demás compañeros -siendo todos partecitas de una misma imagen- y son justamente dichos nexos los que permiten (queriendo y con mucha paciencia) eventualmente componer el Puzzle, re-componer la imagen originaria.

¡Si mezcláramos allí un pedacito de otro Puzzle en seguida se notaría! Pues, no pertenece a la misma imagen y cada Imagen (Cultura) es única en todos sus tonos/colores/luces etcétera…

cultura

La mujer del audiofile es evidentemente un pedacito del gran “Puzzle Cultural” Andino; en este sentido ella es “Madre lengua”.

Evidentemente Tu perteneces a otro Puzzle y nosotros también… Pero este no es el tema.

No es el tema porque cada quien es parte de un Puzzle “Por Default” [デフォルト値] y en eso no hay ningún mérito ni voluntariedad: solo es parte de aquella “dotación mínima” de la cual goza todo ser humano al venir a este mundo.

Inútil es recordarte que, ¡Por supuesto!, el simple hecho de ser “Madre lengua Japonés” no hace de Ti un Matsuo Bashō! Así como el simple hecho de haber nacido en Vilcashuamán tampoco hace de Tu esposa una Micaela Bastidas o una Bartolina Sisa.

Ahora, volviendo al Fulcro, el «Arte Objetivo» es todo lo contrario del “Default”… Todo lo contrario de lo “involuntario”! Mejor dicho: cuanta más conciencia, voluntad, control, síntesis etc… Podrás verter en una Obra de Arte, cuanto más Te acercarás al concepto de “Arte Objetivo” del cual trata «Opus Primum» en su último capítulo [DO: 10°].

Estudiar a fondo la Música Andina y su propio ADN [デオキシリボ核酸] -Del cual Tu esposa es una proteina- es tarea fundamental en este viaje… Mas, no es el Target [ターゲット].

dna
ADN

Crear una Obra de «Arte Objetivo» es la finalidad última de todo esto.

Il Laboratorio delle Uova Quadre